Hábitos y alimentación saludable para dummies

¿Ya pasaste por la etapa en que te comías en un día los snacks que habías comprado para una semana? nosotros también. Estos días en casa seguramente han sido una constante lucha entre comer eso que te encanta, pero sabes que no te aporta tanto, y la constancia en un plan de hábitos y alimentación saludable. Cuando hablamos de qué comer, lo primero es saber que no hay héroes o villanos.

Las recetas de postres en Tik Tok son un plan genial para hacer en familia, y esas rutinas de ejercicio que publican los influencers todos los días, son una excelente motivación para sobrevivir al aislamiento preventivo. 

Entonces, si ya piensas que “estuvo bueno” de comer en exceso galletas, helado, pan y todo tipo de alimentos procesados y azúcares refinadas, llegaste a donde era. Cuidar tu mente y tu cuerpo, a partir de buenos hábitos y alimentación saludable no es tan difícil como parece. Incluso, ahora dispones de un tiempo extra en tu día para preparar tus comidas, según tus necesidades. Te vamos a dar ese empujón que necesitas para empezar de una vez por todas. 

Toma estos consejos como una guía para empezar a llevar hábitos más saludables, si estás en casa o debes ir a trabajar.

Recibe puntos en tu próxima compra saludable en establecimientos aliados.

1. Compra solo lo necesario:

Si organizas tus comidas principales, evitarás compras de pánico y llenar tu cocina de alimentos procesados, con conservantes, que en grandes cantidades, perjudican tu salud. Puedes utilizar dos estrategias para comprar: diseña un menú de alimentación, que cumpla con tus requerimientos nutricionales y los de tu familia, y haz una lista de compras, para hacer tu mercado online o para ir a la tienda. 

Si te preguntas ¿qué puedo comer en casa? encontrarás una cantidad de recetas saludables. Solo es que decidas comenzar a preparar tus alimentos. Y por las compras no te preocupes, en tus redes sociales, seguro verás emprendedores que se están poniendo la 10 para llevarte productos frescos a la puerta de tu casa. Así como micromercados, supermercados o droguerías a domicilio, con los que siempre puedes contar, gracias a sus plataformas de domicilios. 

2. Muévete más:

Estar en casa no significa echarse en la cama todo el día. Si tenías el hábito de hacer rutinas de ejercicio en el gimnasio o practicabas algún deporte al aire libre, seguro el no poder hacerlo ha golpeado tus ánimos. Tranquilo, también hay formas divertidas de mantener el físico durante el aislamiento. Baila, aprende a hacer yoga, medita, haz rutinas que incluyan circuitos de saltos, fuerza y demás movimientos que te ayuden a activar tu cuerpo. Aprovecha también los permisos que han dado las autoridades para hacer deporte al aire libre.

Hay dos tipos de personas: las que solo hacen dieta porque les da mucha pereza hacer ejercicio y las que hacen ejercicio, para poder comer lo que les gusta ¿cuál quieres ser tú? Claro, hay quienes tienen el balance perfecto entre el ejercicio y la alimentación, que por favor nos cuenten cómo lo logran. 

3. Consume más proteína:

¿Por qué todos hablan sobre este nutriente? porque permite la formación de los músculos, el cerebro y los órganos vitales del cuerpo, además de ayudar al correcto funcionamiento del sistema inmunológico, tan necesario en estos días. Para cuidar nuestro metabolismo y salud, debemos comer proteínas todos los días, ya que nuestro cuerpo no las almacena, como si lo hace con los carbohidratos y grasas.

habitos-alimentacion-saludable
Si no consumimos suficiente proteína podemos perder masa muscular y presentar debilidad en las uñas y cuero cabelludo.

Las  fuentes más comunes de proteína son las carnes, el pollo y el pescado. Sin embargo, no es suficiente con una porción diaria de estos en el almuerzo. Si eres vegetariano o vegano, consume más frijoles, lentejas, garbanzos, y juega con ellos para hacer tus ensaladas ricas en proteína. Complementa con deliciosos batidos de proteína en tus meriendas. Haz clic aquí para conseguir tu proteína ideal en instantes.

4. Reduce algunos ingredientes:

La clave de una alimentación saludable no está en suprimir, eliminar o dejar, algún tipo de comida. No te obsesiones con llevar una dieta sin carbohidratos, mejor enfócate en consumir los mejores. Lo que sí te recomendamos es reducir el consumo de productos ricos en azúcares, sodio y grasa saturada.

Si al principio de la cuarentena tomabas gaseosa con cada una de tus comidas, empieza por limitar esta bebida a solo una vez en el día. Los pequeños pasos y logros te ayudarán a mantenerte firme en tu propósito de adoptar hábitos y alimentación saludable, sin rendirte a los dos días. Y si te rindes, no importa, siempre puedes volver a comenzar. 

5. Cuida tus horarios:

Los horarios de actividad y descanso influyen directamente en la sensaciones de hambre y ansiedad. Cuando despertamos en la mañana, nuestro cuerpo está listo para ponerse en marcha y procesar los nutrientes que le damos en el día. Por la noche, puede que la ansiedad aumente, porque no estamos ocupados en otras cosas y pensamos solo en comer, irte a dormir todos los días a la misma hora, ayudará a que esto no ocurra. 

Separa tus comidas del home office, no comas en el mismo lugar en que trabajas. Si tienes tu oficina en el comedor, recoge tus cosas y disponte a comer cuando sea la hora. Permítete sentir saciedad cuando almuerzas, si te ocupas en otras cosas mientras lo haces, sentirás que no comiste nada.

No te dejes llevar por las excusas, aunque esta situación parezca el fin del mundo, no lo es. Recurre al “Solo se vive una vez» (YOLO) de una manera positiva y no tortures a tu cuerpo con hábitos y alimentación que tarde o temprano te mostrarán sus negativas consecuencias. Cuidarnos empieza en casa, contagia buena energía y ganas de hacer bien las cosas. Comienza estos hábitos con un grupo de amigos, con ayuda de un entrenador o invitando a tu familia, será mucho más fácil. 

Todo esto será mucho más fácil si lo complementas con un programa de ahorros para tus compras. La vida saludable, o fit, parece estar llena de suplementos y productos costosos. Tenemos una alternativa para ti en la que no gastarás más de la cuenta, conócela.

Si te sentiste identificado, comparte el artículo con alguien que esté en tu misma situación. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.