Los cambios que necesitas para empezar a llevar una vida más saludable

Sabemos que no existe una fórmula mágica para vivir mejor o más tiempo. Sin embargo, existen acciones que debemos tener en cuenta en nuestros hábitos diarios para disminuir el riesgo de padecer enfermedades, llevar un estilo de vida más saludable y ser responsables con el cuidado de nuestra salud. Te compartimos 7 reglas de oro que debes seguir si quieres empezar a vivir una vida con más salud.

En el Día Mundial de la Salud, que se celebra cada año el 7 de abril, la Organización Mundial de la Salud orienta sus esfuerzos hacia promover un mundo más “justo y saludable”. Pero, ¿Cómo estás aportando desde tus hábitos de vida diaria a construir una sociedad más saludable? Recuerda que la salud es la mayor riqueza que tenemos los seres humanos y cada acción que realizamos tiene incidencia en ella. Por eso, hoy contamos cuáles son esos cambios que debes implementar para empezar una vida más saludable.

Muévete

Si quieres empezar con tus hábitos saludables, el primer paso es comenzar con la actividad física. Son múltiples los beneficios que trae para la salud el realizar ejercicio de manera regular. De acuerdo con la American Heart Association (AHA), solo con 30 minutos de ejercicio moderado durante 5 días a la semana, estarás reduciendo significativamente la probabilidad de sufrir enfermedades cardiovasculares y diabetes. Además, realizar actividad física te ayuda a evitar el estrés, dormir mejor, mejorar el estado de ánimo, entre otros beneficios. Es momento de dejar el sedentarismo y comenzar a movernos.

Controla tu presión arterial

La tensión alta es uno de los mayores factores de riesgo más importantes para la enfermedad cardiaca. Una presión arterial en niveles normales, reduce el esfuerzo del corazón, las arterias y los riñones.

Una presión demasiado alta es un enemigo silencioso, que sin darnos cuenta, puede afectar significativamente la salud. Es fundamental realizarte chequeos médicos y medir la presión. Algunas recomendaciones para prevenir y controlar tu presión son: mantener una dieta baja en sal, evitar el sobrepeso, realizar ejercicio frecuente, controlar el estrés, limitar el consumo de alcohol y dejar el tabaco.

Cuida tu alimentación

Una dieta saludable es la mejor aliada para la prevención de enfermedades. Cuidar tu alimentación no significa dejar de comer, sino comer mejor. La recomendación de las entidades de salud es reducir en la dieta las grasas, los alimentos con mucho colesterol, los azúcares añadidos. De igual manera, priorizar las comidas ricas en fibra y proteína magra, así como las frutas y las verduras.

Controla el colesterol

Las enfermedades cardíacas están muy asociadas a los niveles de colesterol. Un indicativo de que debemos prestar más atención es cuando el nivel de colesterol esté por encima de 200 mg/dl.

¿Qué puedes hacer para controlarlo? Consumir muchas frutas y verduras, limitar el consumo de sal, evitar las grasas saturadas y trans, realizar ejercicio, dejar de fumar, mantener un peso saludable, entre otros.

Mantén un peso saludable

La obesidad y el sobrepeso están muy asociados a los factores de riesgo de enfermedades como hipertensión, diabetes, problemas de colesterol, problemas cardiovasculares. Al perder peso, se reduce la carga sobre tu corazón, pulmones, vasos sanguíneos y esqueleto. Además, te ayudará a sentirte mejor física y mentalmente.

Reduce el azúcar en sangre

Gran parte de los alimentos que consumes se convierten en glucosa (azúcar en sangre) que tu cuerpo utiliza como energía. Con el pasar del tiempo, los niveles altos de azúcar en sangre pueden dañar tu corazón, riñones, ojos y nervios.

Por lo cual, es primordial reducir el consumo de azúcares simples, hacer ejercicio regularmente, permanecer hidratado, controlar tu ingesta de carbohidratos y tomar los medicamentos si te encuentras en un tratamiento.

Deja de fumar

Esta última recomendación es muy importante si quieres reducir los factores de riesgo. Los fumadores poseen mayor probabilidad de desarrollar enfermedades cardiovasculares. Algunos beneficios de dejar de fumar son: fomenta un mejor funcionamiento de los vasos sanguíneos y contribuye a la función cardíaca y pulmonar.

De esta manera, te invitamos a implementar estos cambios en tus hábitos de vida. Pequeñas acciones en tu día a día que van a contribuir en tu salud y ayudarte a disminuir el riesgo de padecer enfermedades.

¡Tus Puntos Saludables te cuidan!

Fuente: Asociación Estadounidense del Corazón https://www.heart.org/en/healthy-living/healthy-lifestyle/my-life-check–lifes-simple-7

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.