¿Qué condiciones pueden agravar considerablemente una infección por Covid-19?

Le contamos en poca más de 600 palabras.

Cuando se trata de prevenir, nunca se hacen suficientes esfuerzos. La pandemia del coronavirus que inició hace poco más de un año es la prueba de ello. El virus, bautizado como covid-19 con base en su año de surgimiento atacó de forma inclemente a la humanidad y diezmó a poblaciones en países de todo el mundo. ¿Los más afectados en la primera ola de casos? Adultos mayores de 40 años y ciudadanos con patología previas que terminaron por agravar su cuadro viral.

Este último detalle llamó la atención de médicos y científicos a lo largo y ancho del globo. El virus conocido también como Neumonía de Wuhan, afectó de formas significativamente más grave a quienes ya padecían algún tipo de deficiencia cardiaca, presión arterial alta, enfermedades pulmonares, cáncer o diabetes.

La razón fue explicada a penas meses después de que se aislara el virus y se lograra entender sus formas de ataque. Según lo reportado por la BBC de Londres “un análisis sobre los primeros 99 pacientes del coronavirus en Wuhan, China, publicado a fines de enero de 2020 en la revista médica The Lancet, indicó que la mayoría de ellos tenía otras enfermedades que pueden haberlos hecho más vulnerables al virus como «resultado de sus funciones inmunes más débiles».

De acuerdo con este mismo informe, 40 de esos primeros 99 casos estudiados “40 tenían el corazón debilitado o los vasos sanguíneos dañados debido a afecciones como enfermedades cardíacas, insuficiencia cardíaca y accidente cerebrovascular”, por lo que se hiló una conexión inherente del estado cardiaco a la gravedad de los daños que podía causar este nuevo enemigo invisible.

También entre esos primeros casos se encontraban 12 personas con diabetes, que presentaron graves síntomas y complicaciones posteriores. Los expertos señalaron que presentar fallos en órganos como el hígado, disminuiría considerablemente la capacidad de respuesta de los sistemas internos y por lo tanto una posibilidad más grande de afecciones complejas.

El análisis también concluyó que «los predictores de un desenlace fatal en los casos de covid-19 incluyeron la edad, la presencia de enfermedades subyacentes, la presencia de infecciones secundarias e indicadores inflamatorios elevados en la sangre».

Sin embargo, las nuevas variantes del virus han dado una vuelta de 180 grados a estas primeras determinaciones. En las últimas semanas, los crecientes casos graves en adolescentes y adultos jóvenes han puesto la lupa en una posible nueva variante de la enfermedad. Tras haberse confirmado mutaciones en países como Brasil y Reino Unido, Colombia no estaría exenta de la aparición de una cepa nacional.

La prevención y el cuidado parecen extremos, pero responden a un esfuerzo por garantizar la seguridad biológica de los ciudadanos. Nuevas medidas de confinamiento se han desplegado en ciudades como Bogotá y Barranquilla para mitigar los efectos del virus sobre la población sana. El objetivo de los nuevos mandatos es también ganar tiempo para la recuperación de quienes hoy día ocupan camas en Unidades de Cuidados Intensivos y así generar cobertura para quienes puedan llegar a infectarse gravemente.

Autoridades de todas las índoles han aunado esfuerzos para recordar a la ciudadanía que establecer protocolos individuales y colectivos de bioseguridad es la única medida que garantizará, lejos de la legislación, la salud colectiva y cualquier posible contagio. El lavado constante de manos y la desinfección de calzado y superficies continúan siendo los procesos recomendados para minimizar los impactos del Covid-19.

Sobre la pandemia, no solo son físicas las condiciones agravantes, se ha hablado de una pandemia simultanea de ansiedad y depresión, pues la incertidumbre que se vive en este tiempo no registra precedentes en la historia de la humanidad. Ante este escenario, la respuesta más asertiva seguirá siendo pensar en el bienestar colectivo, manteniendo distancias considerables y confiando en que alcanzaremos la llamada “inmunidad de rebaño” entre 2021 y 2022.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.