Un medioambiente saludable es clave para prevenir enfermedades

Hablar del medioambiente sin incluirnos es de las formas más egoístas de separar nuestro estrecho lazo con los ecosistemas. De ellos obtenemos todos los recursos para garantizar nuestra supervivencia como especie. Sin embargo, las acciones actuales no son suficientes para garantizar una total conservación de la biodiversidad. Tanto así que cada año que actuamos como depredadores globales sobre la naturaleza, le estamos restando años de vida a las futuras generaciones.

Enfermedades producto de malas prácticas ambientales

El COVID-19 no es más que otro ejemplo producto de la misma depredación humana en su afán de tener supremacía entre las especies. Investigaciones recientes nos acercan a su origen zoonótico de la especie, siendo un virus que se relaciona a los murciélagos, pero que llegó a los humanos a través del Pangolín, animal que es sacado de la naturaleza de manera ilegal para usos indiscriminados en la medicina tradicional en Asia y África.

Por su parte, el VIH, otro ejemplo claro que por la caza furtiva llegó a las personas, para el año 1999, científicos y ambientalistas habían solicitado que se pusiera fin a la caza furtiva de un chimpancé de África centro-occidental que podría encerrar en su organismo el secreto de la cura del sida (síndrome de inmunodeficiencia adquirida), ya que en investigaciones adelantadas para ese mismo año, habían encontrado un virus relacionado con el VIH-1 en una subespecie de chimpancé, el pan troglodita-troglodita, que habita en Camerún, Congo y Gabón, esta especie había sido el puente del virus cuyo origen propio viene las especies de monos pequeños conocidas como Mangabeye de boina roja (Cercocebus torquatus) y el Cercopiteco de nariz blanca (Cercopithecus nictitans).

Otras enfermedades que no están en una relación directa de origen animal

Un ejemplo es la ‘Cólera’, producida por la bacteria Vibrio comma, gram-negativa, su aparición se dio por primera vez en Londres a mediados del siglo XIX. Para esa época, Londres era una ciudad altamente poblada y contaminada. La falta de sistemas de alcantarillados y tratamiento de aguas, generó este brote, que aunque es una enfermedad endémica. Es decir, está presente en bacterias del medio y se produce por la misma falta de sanidad pública.

Muchas enfermedades se pueden prevenir desde acciones de conservación, ya que no sólo ayudan a salvaguardar los recursos naturales y su biodiversidad para el futuro. Sino que también nos mantienen protegidos de aquellos enemigos invisibles que ignoramos con cada acción de depredación sobre la naturaleza. 

Proteger la naturaleza es una acción de salud pública y un beneficio para la humanidad. 

Fuentes:

Vacuna del sida depende del chimpancé en riesgo de extinción: http://www.ipsnoticias.net/1999/02/salud-vacuna-de-sida-depende-de-chimpance-en-riesgo-de-extincion/ 

Biodiversidad, organización Mundial de la Salud: https://www.who.int/globalchange/ecosystems/biodiversity/es/

Los chimpancés adquirieron el virus que originó el del sida al cazar monos de menor tamaño: https://www.abc.es/ciencia/abci-chimpances-adquirieron-virus-origino-sida-cazar-monos-menor-tamano-200306130300-187491_noticia.html?ref=https:%2F%2Fwww.google.com%2F

COVID-19: un nuevo estudio apunta al pangolín como el animal que contagió a los humanos: https://www.infobae.com/america/tendencias-america/2020/06/02/covid-19-un-nuevo-estudio-apunta-al-pangolin-como-el-animal-que-contagio-a-los-humanos/

Enviado por: Moisés Domingo Martínez González, Ingeniero Ambiental, para Puntos Saludables.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.